Los Reyes Magos llegan a Sierra Nevada en esquí

Esta Navidad los picos más altos de la Península Ibérica permiten disfrutar de multitud de actividades en la naturaleza. Sierra Nevada recibe a los Reyes Magos deslizándose en esquí por las pistas blancas más meridionales de Europa.

 

                                                                                                                               Primera de la izquierda, Laura Recalde, Profesora de  Al Andalus Activa

 

A Granada Papa Noel y los Reyes Magos llegan deslizándose por las pistas de Sierra Nevada, en trineo y en esquís. Lo hacen estos días de Navidad, donde coinciden con cientos de amantes de los deportes blancos que se reúnen en torno a la estación de invierno de Pradollano, epicentro de las pistas más meridionales de Europa.

Al Andalus Activa esa noche de Reyes estará acompañando a los Reyes Magos en la bajada nocturna por la pista de Río.

Las montañas que enamoraron a los musulmanes de al-Andalus, telón de fondo de las más bellas estampas granadinas, encierran entre sus cumbres nevadas, sus ríos y bosques la belleza de un territorio único e incomparable. Pueblos llenos de encanto, a caballo entre la monumental ciudad de Granada y el imponente macizo de Sierra Nevada, un Parque Nacional que acoge el mayor número de endemismos vegetales de Europa, y una moderna estación de esquí, con tanto sol como nieve. No hay mejor plan para estas Navidades.

Granada es una provincia llena de contrastes. A solo treinta kilómetros en línea recta del Mediterráneo y con picos que superan los tres mil metros de altura y rascan el vientre de un cielo siempre azul. Sierra Nevada es en la actualidad una de las mejores estaciones invernales de Europa. Millón y medio de personas que cada año la visitan acreditan esta calidad.

Sol en pleno invierno

El pico Mulhacén, la cumbre más alta de la Península Ibérica, se eleva hasta los 3.478 metros, una altitud que garantiza la abundancia de nieve de calidad a pesar de que la estación de esquí de Sierra Nevada sea la más meridional de Europa. Esta privilegiada situación geográfica, a tan sólo 25 minutos en coche de Granada, garantiza además un gran número de días de sol en pleno invierno.

La estación dispone de 105 kilómetros esquiablesdistribuidos en 116 pistas con diferentes grados de dificultad para la práctica tanto del esquí como del snowboard. Uno de los principales atractivos de Sierra Nevada es la posibilidad de esquiar de noche en una pista iluminada y especialmente acondicionada. El acceso rápido y cómodo a las pistas desde el área residencial y comercial de Pradollano está garantizado por diecisiete modernos remontes. Alrededor de 350 cañones para la producción de nieve garantizan el perfecto estado de las pistas.

El Half pipe fue la gran novedad de la pasada temporada, que completó las instalaciones de snowboard y freestyle de la Loma de Dílar. Pero no es lo único. Para los no esquiadores el parque Mirlo Blanco ofrece multitud de actividades en la nieve sin calzarse los esquís: pista de patinaje sobre hielo, tiro con arco, alfombra mágica,toboganes de ciento treinta metros, silla-esquí, patín-esquí y el llamado trineo ruso, una montaña rusa en la nieve donde el usuario controla la velocidad de descenso.

Quienes desean aprender a deslizarse por las montañas o perfeccionar su técnica, en Sierra Nevada lo tienen fácil. Hay una quincena de escuelas de esquí que ponen a su servicio medio centenar de profesores. Y para dormir a pie de pistas, existen más de cuatro mil plazas de alojamiento en plena estación.
Si durante el día es posible disfrutar con la enorme variedad de deportes y actividades de nieve, de noche la diversión está asegurada gracias al famoso ambiente de la estación: esquí nocturno, tapas y copas junto a la pista, conciertos, restaurantes, discotecas, entre otras muchas tentaciones.

Los Reyes Magos llegan a Sierra Nevada en esquí