esquis

Originalmente las tablas de esquiar eran una única pieza de madera, actualmente están construidas por materiales mucho más complejos: fibra de carbono, titanio, kevlar o materiales compuestos.

Hoy en día podemos encontrar diferentes tipos de esquís, por norma general suelen ser largos, pueden llegar a medir hasta 2 metros y son delgados, con la cola y la punta de mayor grosor.

Hay diferentes tipos dependiendo de la actividad que vayamos a realizar.

En esquí de fondo suelen ser estrechos, con bordes paralelos y con una fijación de botas que permite cierto juego para levantar un poco el talón. Suelen ser algo parecidos a los utilizados en montaña, aunque éstos pueden ser más anchos. Aquí las fijaciones son móviles y permiten levantar completamente el talón.

Los esquís de pista antiguamente eran paralelos, hoy en día han evolucionado y usamos los “carving” que permiten hacer esquí de manera más relajada y nos permiten realizar giros más fácilmente.

Para estar fuera de la pista se recomiendan los “blandos” y flexibles. Para estar en pista los esquís son mucho más rígidos para poder evitar vibraciones cuando vamos rápido  y así no perder la estabilidad.

Para ser más específicos os presentamos una lista de los algunos tipos de esquís que hay en el mercado.

Tablas polivalentes, pueden existir de baja, media y alta gama.

  • Baja: son anchos para permitir la estabilidad con una espátula ancha que facilita la entrada en curvas y su cola es más estrecha.
  • Media: son más entallados y la espátula y la cola son de mayor tamaño. Esto proporciona una mayor sensación de deslizamiento.
  • Alta: son también entallados y se siente más el control del esquí con el mínimo esfuerzo, suelen estar construidas de materiales como el carbono, el titanio y con centro de madera. Se consigue un esquí ligero y que nos permite reaccionar de manera más rápida.

Están también los de Skicross, este tipo de esquí suele tener la espátula y patín amplios y la cola más fina. Se adaptan a cualquier terreno y pista.

Está también los de Freeride que permiten disfrutar fuera de la pista, suelen ser para esquiadores expertos y pueden ser de tres categorías, fat, semi-fat o low-fat.

Para los amantes de la improvisación existen los Freestyle que tienen patín ancho y suelen medir entre 1,70 y 1,80 metros. No suelen ser aptos para nieve dura.

Para el Alpinismo se necesitan esquís dóciles y se pueden adaptar a diferentes tipos de nieve que puede haber en una bajada. Suelen permitir integrar la “piel de foca” que se utilizan para las subidas.

Como veis hay multitud de tipos de esquí ¿cuál es el tuyo?