• alandalus
  • Noticias

Un nuevo desafío en el Himalaya

Nuestros amigos y compañeros guías, Enrique Osiel y Lolo  afrontará la próxima primavera el asalto a la séptima cumbre más alta del planeta

 

¿Quieres acompañarlos en el treking de aproximación? Información y precios

 

La Expedición Andalucía Dhaulagiri se ha convertiro por derecho propio uno de los proyectos deportivos más importantes del deporte de la comunidad autónoma en este 2013. La ascensión a la séptima montaña más alta del planeta, pocas veces coronadas desde que fuera escalada por primera vez, se presenta como un auténtico desafío porque sólo un andaluz, Manuel Morales, logró hacer cumbre en 1990. 23 años después, uno de aquellos expedicionarios, Manuel González, volverá a la mítica montaña como integrante de un equipo del que también formará parte Enrique Osiel, el único gaditano presente y que persigue su primer ochomil. Cofundador del Club Montaña Tierra y perteneciente al Club Alpino Amadablan, Osiel es profesional del rescate en altura, formador en técnicas de seguridad y también guía de montaña.

Situado en la parte norcentral de Nepal, en la zona de Dhawalagiri que conforma un cordón subsidiario de la abrumadora cordillera de los Himalayas, el Dhaulagiri es un reto de 8.167 metros de altura y se encuentra a 70 kilómetros de la ciudad más cercana, Phokara, al sureste, desde donde dará comienzo la aproximación.

La conocida como Montaña Blanca fue descubierta para el mundo occidental en 1808 y designada entonces como el pico más alto del mundo, aunque perdió tal calificación después con el descubrimiento de otros más altos. La primera exploración con intención de hoyar su cumbre la protagonizó una expedición francesa liderada por Maurice Herzog en 1950, si bien no fue hasta el 13 de mayo de 1960 cuando otra, austro-suiza, puso el pie en su cima.

Más de medio siglo después, la Expedición Andalucía Dhaulagiri afronta una empresa complicadísima tanto por el auténtico reto que supone escalar un ochomil como por la necesidad de recursos económicos y humanos. En este sentido, el proyecto se inició en realidad hace varios meses con el objetivo de reunir al equipo adecuado, solicitar los permisos al gobierno de Nepal, adquirir el material y, casi lo más importante, buscar y encontrar la financiación.

Ahora, una vez que todos los esfuerzos han dado fruto, comienza la cuenta atrás para un viaje que arrancará el 12 de abril en dirección a Katmandú, punto de partida de la marcha de aproximación al campamento base (CB) del Dhaulagiri después, eso sí, de que hayan sido realizados todos los preparativos necesarios. El desplazamiento hacia el campo base supondrá un largo viaje en autobús hasta Beni, Mapha y, tras el imprescindible periodo de aclimatización, Yak Kharka. Y una vez en el CB, a 4.740 metros de altura, la cordada andaluza emprenderá una larga escalada de aproximadamente 35 días hacia la cumbre, por lo que, si todo transcurre según lo previsto, el proyecto concluiría en el mes de junio.

Fuente: DiariodeCadiz