Sierra Nevada esquí bajo el sol y a menos de una hora de la tumbona en la playa

¿Se puede esquiar un 1 de mayo en España? Sí. ¿Se puede bajar de una estación de esquí y bañarse en el mar en menos de una hora sin salir de España? Sí. ¿Se puede ver Marruecos esquiando en una montaña situada a 100 kilómetros del Estrecho? Sí. Tres respuestas afirmativas en una: Sierra Nevada, la estación de esquí más al sur de Europa y que disfruta del sol de Andalucía durante muchos de sus días invernales. Pero, además, el hecho de estar a más de 3.000 metros de altura te permite disfrutar de unas vistas majestuosas que alcanzan la maravillosa ciudad de Granada o, incluso, el Mediterráneo y las costas y montañas de Marruecos más allá del Estrecho. Un lujo al alcance de todos.

Sierra Nevada está dividida en seis áreas: Borreguiles, Veleta, Laguna de las Yeguas, Loma Dílar, Parador y Río Monachil y tiene un total de 116 pistas repartidas entre 17 verdes, 40 azules, 52 rojas y 7 negras. O lo que es lo mismo: hay tantas pistas para aprendices y esquiadores poco expertos que para aquellos que son casi profesionales. El gran público y las familias suelen quedarse en la zona de Borreguiles, donde están las escuelas y las pistas más asequibles, mientras que los más avezados suelen empalmar un telesilla con otro hasta plantarse en la zona de la Laguna. Uno de ellos es… María José Rienda.

La mejor esquiadora de la historia de España junto a Blanca Fernández Ochoa ha vivido toda su vida en Sierra Nevada y desde aquí salió para conquistar las montañas de medio mundo. Rienda, como todo aficionado, tiene su pista favorita. “Borreguiles es la zona más familiar y para aprendices, mientras que la zona de La Laguna es la zona estrella porque está al otro lado de la montaña y su nieve es más virgen. Pero, para mí, la Fuente del Tesoro es la pista más bonita de toda la estación”.

No sólo de esquí se vive en Sierra NevadaNo sólo de esquí se vive en Sierra Nevada

Los ‘palilleros’ como Rienda son mayoría, pero en esta estación destaca la cantidad de snowboarders que disfrutan de las instalaciones de la estación. Así, el año pasado se disputaron en Sierra Nevada las finales de la Copa del Mundo de Snowboard y Freestyle, toda una fiesta para unos aficionados que son legión cada fin de semana. Baches, halfpipe, slopestyle o skicross son algunas de las especialidades que se pueden practicar en la montaña andaluza.

El apasionante mundo del atasco dentro y fuera de la estación

Antía (gallega aficionada al snowboard): “No te olvides de la crema protectora y que tenga un factor alto; si no, el sol te puede abrasar en un sólo día”La especial situación de Sierra Nevada hace que sean miles los esquiadores que se dan cita en sus instalaciones cada fin de semana de la temporada (por no hablar de los puentes). Aunque la llegada de internet ha facilitado que muchos de los aficionados lleguen con su forfait ya a las pistas evitando largas colas en las taquillas, aún se producen muchos atascos en la carretera de montaña que une Granada con la estación. La mejor recomendación que se puede hacer es salir pronto con destino a las pistas o coger el transporte público.

Una vez en Pradollano, subir y bajar desde el telesilla que sirve de base en Sierra Nevada, el de Al Andalus, puede convertirse en una pesadilla sobre todo en hora punta por la cantidad de aficionados que coinciden a la misma hora. El truco está en evitarlo en ambos casos: para subir podemos hacerlo por el de Jara, que está muy cerca, para empalmar después con el Stadium. Para bajar, la mejor opción es hacerlo por la pista El Río que desemboca directamente en la zona de apres-ski de la estación después de tres kilómetros de descenso y que, al ser de dificultad azul, puede bajarla casi todo el mundo.

Vistas incomparables desde Sierra NevadaVistas incomparables desde Sierra Nevada

No sólo de la nieve vive Sierra Nevada

La espectacularidad de las montañas que componen este sistema montañoso hace que sea un destino favorito no sólo para esquiadores, sino también para alpinistas y amantes de la montaña en general. De hecho es “Reserva de la Biosfera” de la Unesco desde 1986 y fue declarada Parque Nacional en 1999. El Mulhacén convive con los picos del Caballo, Veleta o la Alcazaba hasta un total de quince, todos ellos por encima de los 3.000 metros, y hay varias empresas de la zona que ofrecen travesías de 2-3 días por la zona.

En la cara norte de la montaña está el puerto de La Ragua, un lugar excepcional para practicar el esquí de fondo y hacer rutas de senderismo. No tiene la altitud de otros picos (está situado a 2.000 metros), pero en cambio posee una belleza única. En esa misma zona de Guadix se pueden visitar las casas típicas accitanas, resultantes de excavaciones dentro de la montaña y que tienen como particularidad que mantienen la misma temperatura en invierno y en verano.

Ver, comer y beber, una fiesta en Granada

En el plano gastronómico hay que hablar de varios lugares de peregrinación en Sierra Nevada. La terraza del Tía María es muy concurrida, mientras las pizzas de Luigi son bien conocidas entre los asiduos, lo mismo que el chili del Crescendo. Pero la cercanía de Granada a sólo 30 kilómetros hace que muchos bajen a la capital a disfrutar de sus famosas tapas: con cada bebida, en los bares te invitan a una tapa que casi es ración, por lo que es fácil comer o cenar gastando apenas 10 euros. Si incluyes la mejor cerveza local, que no podía llamarse de otra manera que Alhambra (la Alhambra 1925 es una auténtica delicia), será un éxito seguro.

Granada es un reclamo internacional para la estación y una excusa perfecta para no enfadarse si un día no hace buen tiempo en la montaña. Jorge Silva, excampeón de España de marcha y que estuvo varios años en el Centro de Alto Rendimiento Especializado de Guadix, nos da sus claves para disfrutar de un día perfecto: “Pasear por el Albaicín y Sacromonte, caminar por el Paseo de los tristes camino del Mirador de San Nicolás para disfrutar de unas vistas únicas. Bajar por la Cuesta de San Jerónimo y disfrutar de una de las famosas teterías de la calle y, por supuesto, la Alhambra. No hay palabras para describirla ni visitante que no se rinda a sus encantos. Y si ya la conoces, la visita nocturna te dejará sin aliento”. ¿Alguien tiene un plan mejor?

 

Sierra Nevada esquí bajo el sol y a menos de una hora de la tumbona en la playa

El conficendial